7 de agosto de 1999

Es raro que no sienta nada. Debería estar llorando, debería sentirme destrozada, pero no siento nada. Estaba chateando con Virginia, la mexicana, cuando sentí algo que me bajaba. Ya estoy cansada de alarmarme a cada momento. Creo que es una pérdida, corro a fijarme y siempre es flujo. Las embarazadas tienen un montón. Por eso, al principio no le di importancia. Pero después vi que no paraba, me fui a fijar y vi todo rojo.

Por suerte, Lucas estaba en la casa de un vecino, porque no sabía qué hacer. Me acosté para ver si me paraba la hemorragia, pero empecé a manchar la cama. Me levanté, me fui al baño y me senté en el inodoro. En eso siento que perdía algo. Miré que era y vi que eran una especie de tejidos. No podía pensar con claridad, pero apenas vi eso, estuve segura de que había abortado. Busqué el celular, llamé al ayudante de Kelly y empecé a llorar y a gritarle por teléfono:

¡Aborté! ¡Aborté! ¡Perdí el embarazo!
– Bueno, tranquilizate ¿Qué te pasa?
– ¡Estoy con una hemorragia y perdí unos tejidos!
Y de repente se me ocurrió preguntarle: ¿Tengo que juntar eso?
Y… sería conveniente, así podemos hacerlo analizar. Hacé lo siguiente: tomá un comprimido de Citotec para ver si podemos hacer que el aborto sea completo. Eso acelera la pérdida. Mañana a primera hora, venite al IFER para hacer una ecografía. Así vamos a saber si el aborto fue completo o no. Si quedaron restos, vamos a tener que hacer un legrado. Ah, si durante la noche tenés mucha hemorragia, venite al IFER y te quedás internada hasta mañana.

Me puse unos guantes y no sé cómo logré juntar todo eso en un frasco para urocultivo que tenía por ahí. Justo cuando estaba terminando, llegó Alejo, le conté con tres palabras lo que había pasado  y lo mandé a comprar el medicamento. Me lo trajo, lo tomé y me metí en la cama para esperar al día siguiente.

Era raro, porque aunque me repetía que había perdido a mi bebé, no sentía nada. No estaba segura de si lo estaba aceptando excepcionalmente bien o todavía no había caído.

Anuncios

3 responses to this post.

  1. Ay no!!!
    Pensé que era firme lo del embarazo!
    Que terrible… Capaz no lo creías, quizás uno piensa que puede haber un milagro… puede haber un milagro???

    que bajon! tanta espera y esto!
    un beso

    Responder

  2. Uy, Marina!
    Leí varios posts juntos con alegría, y ahora esta novedad.
    Qué cosaaaa!

    besos

    Responder

  3. No, no, no. No puedo creer que te manden a tomar algo antes de saber bien que es lo que pasa. Esos medicos son un peligro…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: