22 de diciembre de 1998

Alejo lo pensó, lo repensó y lo volvió a pensar y decidió que podía ir a una entrevista de pareja. La verdad, no me lo esperaba.

Cuestión que ayer fuimos. No sé si va resultar algo de esto, pero me  maté de risa cuando el delirante de mi marido se puso a contarle a la terapeuta que el soñaba con tener cinco hijos y vivir en el campo. ¿Qué…? Lo mejor fue cuando la psicóloga le preguntó en un tono de lo más neutro (eso que nos falta a las esposas), cómo se compatibilizaba su deseo de tener cinco hijos con su no deseo de tener un segundo hijo ahora. Encima, Alejo se quedó mirándola como si nunca se le hubiera ocurrido que hubiera una contradicción en eso…

Ya veremos cómo van saliendo las cosas. Por ahora, ya estamos otra vez con las fiestas. Grrr, otro Año Nuevo que pasa desde que dije: dejo de cuidarme y quedo embarazada. Pero, en fin, ya no queda nada para irnos a México.

Anuncios

6 responses to this post.

  1. Y van a seguir yendo? A veces está tan bueno que alguien te pare y te diga -escuchate, esto que decis es contradictorio…

    Ojalá que sirva

    Besos

    M

    Responder

  2. jajaja cómo hiciste para no reírte cuando la sicologa le dijo eso????

    Responder

  3. jaaaa-… seguramente ni se dio cuenta de tanta incoherencia…. una cosa es la fantasía y otra la realidad!
    Que dice Alejo del viaje a Mexico????

    beso y buen finde!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: